8 Técnicas para integrar el Mindfulness en el Trabajo

Por | 2018-01-30T11:15:18+00:00 18/1/2018|Mindfulness|
  • mindfulness en la oficina
  • 80
    Shares

No es ningún secreto que dedicamos al trabajo un tercio de nuestra vida; o en otras palabras, trabajamos la mitad del tiempo que estamos despiertos.

Y es sabido que el mindfulness mejora nuestro bienestar. Eso dicen numerosos estudios científicos y aquellos que lo practican. Iniciarte en la meditación también puede ser muy beneficioso.

Te invitamos a descargarte gratis nuestra Guía de Meditación para Principiantes de 13 páginas, que incluye ejercicios sencillos y prácticos.

consigue la guia de meditación

Ahora bien, ¿podemos integrar la práctica de la atención plena o mindfulness en el trabajo? En medio de una jornada laboral llena de emails, llamadas y reuniones, puede parecer imposible aplicar los principios del mindfulness. Pero por suerte, no lo es.

formas de integrar el mindfulness en la oficina

En este artículo, te propongo algunos trucos para estar más presente en tu trabajo. Ya sea este una oficina, una escuela, un hospital, tu casa o cualquiera que sea. Estos ejercicios prácticos te ayudarán a reconectar contigo mismo e incluso, ¡incrementar tu productividad!

Formas prácticas de aplicar mindfulness en el trabajo

1. Sé presente

El mindfulness consiste en vivir con atención plena en lugar de pensar, actuar y sentir con el piloto automático en marcha. Cuando estás presente en el trabajo, eres consciente de los dos aspectos de la experiencia – lo que pasa dentro y fuera de ti.

“El Mindfulness no es complicado, solo tenemos que acordarnos de hacerlo” – Sharon Salzberg

Si estás haciendo un Power Point, el mindfulness dice que le prestes tu atención plenamente.

Algunas ideas:

  • Antes de empezar el día, toma la firme decisión de estar presente tanto como puedas.
  • Pon atención plena a actividades mundanas como lavarte las manos, caminar, abrir una puerta o a la respiración.
  • Si trabajas con ordenador, cultiva el buen hábito de mirar por la ventana varias veces al día. Aprovecha este momento para conectar con tu cuerpo.

sé presente

2. Abraza la monotarea

La multitarea – o multi-tasking en inglés- en realidad es una rápida alternancia entre tareas, en lugar de un procesamiento simultaneo. Contrariamente a lo que algunos piensan, la multitarea es enemiga de nuestra productividad y de nuestra salud.

“Un hombre capaz de conducir de forma segura mientras besa a una joven hermosa, simplemente, no presta al beso la atención que se merece”. – Cita atribuida a Albert Einstein

Algunos consejos:

  • Agrupa las tareas en categorías – o grupos de tareas. Por ejemplo, revisa y contesta los emails sólo dos veces al día.
  • Una buena forma de aplicar el mindfulness en el trabajo es dedicarle un espacio entre tarea y tarea. Puedes respirar conscientemente, estirar el cuerpo u observa a tu alrededor sin juzgar.
  • Elimina todas las distracciones que puedas. Pon orden, simplifica procesos, silencia tu móvil, limpia tu mesa de trabajo.

di adiós a la multitarea

3. Utilizar recordatorios

La palabra “mindful” significa recordar. Quien lee sobre mindfulness o lo practica, reconoce sus beneficios. No obstante, ¡muchos se olvidan de llevarlo a cabo!

Un estudio realizado por la Universidad de Harvard reveló que el 47% del día de una persona corriente se invierte pensamientos o acciones automáticos. También declaró que este comportamiento puede tener un impacto negativo en nuestro bienestar.

Si vives con el piloto automático activado, significa que no eres plenamente consciente de las oportunidades y opciones a tu alrededor.

Ideas de recordatorios:

  • Invita el mindfulness en tu calendario – ten una cita contigo.
  • Asocia ciertas actividades con mindfulness – la comida, las reuniones o el espacio de tiempo entre dos tareas.
  • Si te lo permiten los compañeros, activa una campana en el móvil varias veces al día. Cuando suene, haz respiraciones conscientes. Para ello, te recomiendo la app MindBell, disponible en Android e iPhone.

mindbell app

4. Reduce la velocidad para ir más rápido

Se ha demostrado que bajar el ritmo y ser más consciente puede ayudarte a ser más eficiente, resiliente, saludable y feliz en el trabajo.

Imagina que alguien te pide que dejes de dormir durante una semana. Dormir es descansar – y descansar no es trabajar. Prueba de simplemente trabajar el lugar de dormir. Verás que tu eficiencia se reduce a cero ¡mejor no lo intentes!

reduce la velocidad

Ciertamente, descansar puede incrementar tu productividad. ¿Qué pasaría si practicaras varios mini-ejercicios de mindfulness al día? Tu cerebro sería más eficiente, estaría más enfocado, te comunicarías mejor con los otros, serías más creativo y te sería más fácil aprender nuevas habilidades.

Los buenos líderes, reducen el ritmo y reflexionan antes de tomar las mejores decisiones. Reducen la velocidad para ir más rápido.

5. Hazte amigo del estrés

Un estudio realizado por la Universidad de Wisconsin-Madison, hizo la misma pregunta a 30.000 personas: “Crees que importa la percepción que tienes sobre como el estrés afecta la salud? Los resultados fueron delatadores…

hazte amigo del estrés

Los investigadores concluyeron que las personas con alto nivel de estrés, pero que creen que el estrés es bueno para ellos, viven más y mejor. En consecuencia, tus creencias sobre el estrés afectan claramente el impacto que este tiene en tu bienestar.

El mindfulness te puede ayudar a cambiar esta percepción. La próxima vez que te enfrentes a un reto en el trabajo, observa como tu ritmo cardíaco aumenta y tu respiración se acelera. Acéptalo y responde a tu estrés creativamente en lugar de negativamente.

La práctica regular de meditación ayuda a reducir el estrés y la ansiedad. Descarga gratis nuestra Guía de Meditación para Principiantes y empieza hoy a dar tus primeros pasos. También puedes leer este artículo donde explico los beneficios de la meditación en cuerpo y mente según la ciencia.

descargar guía de meditación

6. Siente gratitud

Practicar gratitud activamente te hace sentir mejor y tiene un impacto positivo en tu creatividad, en tu salud, en las relaciones con los compañeros y en la calidad de tu trabajo.

siente gratitud

Si te sientes apático en un empleo que no te gusta, el primer paso es practicar gratitud. ¿Qué hay de bueno en tu trabajo? ¿Quizás tienes un buen salario? Puede ser que no te guste tu jefe, pero tal vez tengas una buena relación con el resto del equipo.

Después de practicar gratitud, puedes valorar si te compensa continuar o si te conviene más cambiar de rol o empresa.

Ser consciente de lo que va bien en el trabajo te ayuda a mejorar tu resiliencia – la capacidad de superar situaciones difíciles. Además, las empresas contratan gente positiva. Practica la gratitud para neutralizar la tendencia del cerebro a centrarse en lo negativo.

Esta es una arma poderosa de mindfulness en el trabajo.

7. Cultiva la humildad

La gente humilde tiene confianza en sí mismo y no siente la necesidad de estar vendiendo sus logros continuamente.

La humildad es atractiva. Nadie quiere estar rodeado de personas orgullosas. La mayoría preferimos la compañía de quienes saben escuchar. Es más agradecido que estar en compañía de alguien que todo el rato habla de sus hazañas.

cultiva la humildad

La humildad a veces se confunde con la mansedumbre o la timidez, pero no son lo mismo. La humildad no significa verte inferior; significa, en cambio, ser consciente de lo que te hace igual a los demás.

8. Acepta lo que no puedes cambiar

Estar presente implica aceptar el momento presente tal y como es. Y también implica aceptarte a ti mismo, exactamente tal y como eres ahora – no confundir con la resignación, que implica el deseo de una situación diferente.

Acepta todo lo que no puedas cambiar. Acepta ciertos comportamientos o características que te molestan de tu jefe o de alguien del equipo. Acepta las burocracias o procesos inútiles de la empresa o de tu departamento. No obstante, lucha por cambiar aquello que esté en tus manos.

acepta lo que no puedes cambiar

La aceptación de lo que no puedes cambiar en el trabajo te ayudará a tener menos dolores de cabeza. Pero la aceptación personal es aún más poderosa. La auto-aceptación significa abrazar todas tus facetas, incluyendo también aquello que no te gusta de ti.

Conclusión:

Integrar el mindfulness en el trabajo es beneficioso y posible. Si tienes motivación para hacerlo, te recomiendo que empieces con la técnica que más fácil te resulte y analices los resultados.

Poco a poco, puedes ir integrando otros ejercicios o actitudes para estar más conectado contigo mismo. ¡Suerte!

Fuente:

www.mindful.org – 10 Ways to Be More Mindful at Work

Me encantaría conocer tu opinión, no dudes en escribir en los comentarios aquí abajo: ¿Ves factible aplicar el mindfulness en el trabajo? ¿Realizas algún ejercicio en particular?

Por favor, ayuda a más personas a conocer estas técnicas. Extendamos la práctica del mindfulness en la oficina ¡comparte!


  • 80
    Shares

Sobre el autor:

Fundador de Elefante Zen y entusiasta de meditación y mindfulness.

5 Comentarios

  1. Pedro 20/01/2018 en 00:40 - Responder

    Siempre es necesario meditar porque nos conecta con todo nuestro SER y a menudo la utilizamos al momento de tomar una decisión. Muchas ocasiones hemos escuchado que nos preguntan para saber como vamos a responder: “Ya lo analizaste?”, “ya lo MEDITASTE?”, “ya lo planeaste bien?”, esto refleja el nivel de totalidad que necesitamos para convivir con nuestro mundo real. Me gusta la referencia que tienen sobre el mindfulness. Saludos.

    • Joan Cornet 21/01/2018 en 23:58 - Responder

      Cierto Pedro, meditar nos hace bien. Claro está que hay quien le puede ir mejor hacer deporte, socializarse, viajar o hacer cualquier hobby. No obstante, en general podemos decir que le va bien a todo el mundo. Un saludo!

  2. Carles 23/01/2018 en 09:38 - Responder

    Un articulo muy interesante y que nos permite pensar y valorar los puntos que ya realizamos aunque inconscientemente y pensar en los que no realizamos o creemos que son imposibles de asumir en nuestro rol en la empresa. En mi caso particular, veo muy complicado el punto 2 de la monotarea, y no tengo claro que sea muy compatible con mi forma de ser, aún así es bueno pensar en como focalizarnos más en la actividad que estamos realizando en cada momento no solo para ser más productivos sinó también para poder disfrutarla al máximo, pues de cualquier actividad podemos sacar algo positivo aunque no lo parezca. Un saludo y felicidades Joan por el blog 😉

  3. Patricia 25/08/2018 en 09:15 - Responder

    Intento practicar el Mindfulness en el trabajo. Hago paradas para hacer respiraciones de vez en cuando, porque estar sentada todo el día y trabajando sola, me genera mucha ansiedad. No obstante me cuesta bajar el ritmo y gracias al articulo, voy a intentar tomar todos vuestros consejos para mejorar mi calidad de vida dentro y fuera del trabajo. Muchas Gracias!!

    • Joan Cornet 03/09/2018 en 21:36 - Responder

      Hola Patricia, me alegro que te haya sido de ayuda el artículo. Seguro que poco a poco conseguirás estar más en calma. Trabajar sola no es fácil, sin duda puedes levantarte o hacer un descanso de vez en cuando durante la jorndad. Un saludo y buena semana!

Deje su comentario