12 consejos prácticos para reducir el estrés

Por |2018-12-08T18:27:17+00:007/8/2018|Vida|
  • 315
    Shares

Todos nos sentimos estresados en algún momento u otro, ¿cierto?

Es una reacción normal y saludable a un cambio o desafío. No obstante, el estrés que perdura en el tiempo, puede afectar tu salud mental y física de forma notable.

La buena noticia es que con una buena educación sobre el estrés puedes prevenirlo y reducirlo en buena medida. Naturalmente, si este evoluciona en ansiedad o depresión, deberías acudir al médico.

Aprende a reconocer el estrés

El primer paso para gestionar el estrés es reconocer su presencia.

Todo el mundo experimenta el estrés de manera diferente. En tu caso, es posible que te enojes o estés irritable, que no puedas dormir o que sufras dolores de cabeza o malestar estomacal. ¿Cuáles son las señales del estrés en tu cuerpo?

estrés

Adicionalmente, identifica qué situaciones son estresantes para ti. Estas situaciones se conocen como tensionantes. Tus tensionantes pueden ser algún miembro de la familia, el trabajo, algún aspecto de la relación de pareja, el dinero o problemas de salud.

Una vez reconozcas las causas del estrés, estarás en una mejor disposición de lidiar con tus tensionantes.

Cómo reducir el estrés en 12 pasos

1. Evita las malas formas de eliminar el estrés

Intenta evitar a toda costa aquellos comportamientos que aparentemente nos alivian, pero que a medio y largo plazo empeoran las cosas.

Algunos ejemplos de tales conductas son comer en exceso, fumar cigarrillos, beber alcohol, consumir drogas, dormir demasiado o no dormir lo suficiente.

2. Practica meditación

Los beneficios científicos de la meditación en mente y cuerpo han sido demostrados en numerosos estudios. Buena parte de estos beneficios son la atenuación de los síntomas del estrés, la ansiedad y la depresión.

Encuentra 5 minutos cada día para parar, sentarte y respirar. Con un poco de constancia, verás que ganarás capacidad para disfrutar del momento presente y tomarte la vida de una forma más calmada y serena.

meditar

3. Acepta lo que no puedes cambiar

Aceptar que no puede cambiar ciertas cosas te permite dejarlas ir y no alterarte.

Por ejemplo, no puedes cambiar el hecho de que debes conducir durante dos horas al día para ir al trabajo. Sin embargo, puedes buscar maneras de relajarte en el trayecto, como escuchar tu música favorita.

aceptación radical

En este artículo explico los beneficios de la llamada aceptación radical y como llevarla a cabo ¡Puede serte de gran utilidad!

4. Evita las situaciones estresantes

Siempre que te sea posible, aléjate de la fuente del estrés.

Por ejemplo, si tu familia empieza una discusión, date un descanso y sal a pasear. O si sabes que no te conviene ver las noticias en televisión todos los días – ya que la mayoría son malas noticias -, date un respiro de televisión y dedícate a charlar o saborea la comida.

5. Haz ejercicio

Realizar actividades físicas todos los días es una de las mejores maneras de lidiar con el estrés.

Al hacer ejercicio, tu cerebro libera químicos que lo hacen sentir bien.

También puede ayudarte con tu energía reprimida o tu frustración. Busca alguna actividad física con la que disfrutes, ya sea caminar, ir en bicicleta, jugar a fútbol, nadar o bailar, y hazlo al menos dos días por semana.

6. Piensa en positivo

Intenta desarrollar una actitud más constructiva ante los desafíos.

Puedes hacerlo reemplazando los pensamientos negativos con pensamientos más positivos.

Por ejemplo, en lugar de pensar, “¿por qué siempre todo sale mal?”, cambia esa idea por, “puedo encontrar una manera de superar esto”.

me quiero

Puede parecer difícil o tonto en un principio, pero este simple ejercicio puede convertirse en un poderoso hábito que tiña de color tu perspectiva del mundo.

Otra forma de vivir positivamente el momento presente es aceptarlo tal y como es, aunque aparentemente sea doloroso.

En este post tienes algunos consejos prácticos para desarrollar la ecuanimidad.

7. Dedícale tiempo a tus hobbies

Cuando el estrés te tenga decaído ¡haz algo con lo que disfrutes! Verás cómo esto te ayudará a ponerte en pie de nuevo.

Si no sabes cuáles son tus hobbies o aficiones, descúbrelos. O identifica por lo menos algunas actividades con las que lo pases bien. Puede ser algo tan simple como leer un buen libro, escuchar música, ver tu película favorita o salir a cenar con una amiga.

Sin importar lo que elijas, intenta hacer al menos una cosa al día que sea sólo para ti. Aquí te dejo algunos audios de música relajante, por si pueden serte de ayuda.

8. Conéctate con tus seres queridos

No dejes que el estrés se interponga entre tú y su vida social.

Pasar tiempo con familiares y amigos es una gran forma para sentirte mejor.

También puede ayudar explicar tus preocupaciones o problemas a alguien de confianza. Aunque tal vez no haya una solución para ellos, el sólo hecho de compartirlo ya es aliviador.

ecuanimidad y aceptación

9. Duerme 8 horas al día

Descansarlo necesario durante la noche puede ayudarte a pensar con más claridad y a tener más energía.

Esto hará que sea más fácil gestionar cualquier problema que pueda surgir. Intenta dormir entre 7 y 9 horas todas las noches.

Un truco para relajarte antes de dormir, es repasar y destensar todas partes del cuerpo de forma consciente. Cuando te despiertes, haz tres respiraciones conscientes antes de levantarte.

10. Desarrolla la compasión

Despertar un mayor sentimiento de empatía y compasión hacia los otros y hacia nosotros mismos puede ayudarte a tener una vida más plena y menos estresante.

Aunque parezca mentira, si lo deseas puedes cultivarla. En este artículo te explico cómo cultivar la compasión en tu vida.

11. Come saludablemente

Comer alimentos saludables ayuda a darle energía a tu cuerpo y mente.

Seguramente ya sabes lo que te conviene, una dieta variada y sin excesos. Evita las dietas que aseguran milagros.

Utiliza el sentido común y disfruta comiendo lentamente, masticando bien y saboreando los alimentos. La mayoría de las veces ni nos enteramos de lo que comemos, intenta revertir este mal hábito 🙂

12. Aprende a decir que no

Es absolutamente necesario establecer los límites en su justa medida y a su debido tiempo.

A menudo tenemos claro que lo debemos hacer para educar a nuestros hijos, ¡y nos olvidamos de aplicarnos el cuento a nosotros mismos!

Si la fuente de estrés viene de realizar demasiadas tareas en casa o de dedicar excesivas horas al trabajo, pon límites. Lo mismo aplica con relaciones de amistades o pareja tóxicas.

Deja de ver, al menos temporalmente, alguien si sabes que no te hace bien. Saber decir no es un arte, y demuestra el hecho que te respetas y te quieres.


  • 315
    Shares

Sobre el autor:

Fundador de Elefante Zen y entusiasta de meditación y mindfulness.

2 Comments

  1. Richy 07/09/2018 en 19:01 - Responder

    Fantástico artículo!! Enhorabuena a los gestores de este sitio web, seguid con el buen trabajo! 🙂

    • Joan Cornet 12/09/2018 en 07:18 - Responder

      Gracias Albert, un saludo!

Deje su comentario