Cómo Meditar en Casa: Revelamos los Mejores Trucos

Por |2018-01-30T11:18:21+00:0026/11/2017|Meditación|
  • ecuanimidad y meditación
  • 79
    Shares

Algunos de los mitos que rodean la meditación son la necesidad de retirarse en una montaña solitaria, practicar durante horas o incluso que la meditación no es apta para algunos.

Nada de esto es cierto. En este artículo te mostramos cómo meditar en casa, algo muy simple, al alcance de cualquiera, y que tan sólo requiere de 10 minutos al día.

Cómo meditar en casa, factores ambientales

  • Busca un lugar tranquilo y acogedor, donde puedas estar sin que nadie te interrumpa. Poner una luz tenue y música suave pueden ayudar a conseguir crear el ambiente adecuado.
  • Ponte ropa cómoda y que no te apriete. Estarás algunos minutos en la misma posición, así que unos pantalones finos y elásticos pueden venirte bien.
  • Silencia el teléfono móvil. Es imprescindible no ser interrumpido durante tu práctica, de este modo evitaremos sonidos de WhatsApp o llamadas que distraerían nuestra atención.
  • Elige una hora que te venga bien dedicar cada día unos 10 minutos sin demasiados esfuerzos. Normalmente, a primera hora de la mañana o antes de acostarte pueden ser buenos momentos para sentarte a meditar.

cómo meditar en casa

  • Utiliza un cojín de meditación o si no lo tienes, siéntate encima de uno o dos cojines del sofá. Poner debajo una esterilla o alfombra te ayudará a evitar el posible dolor en los pies o en los tobillos. Evita sentarte en el sofá o en la cama, que pesar de su comodidad no son recomendables para la meditación.
  • Observa los pensamientos sin juzgarlos, tan sólo con identificarlos como pensamientos y darte cuenta de su incesante ir y venir ya estás haciendo un gran trabajo. Cuando veas un pensamiento, déjalo pasar como si fuera una nube en el cielo y centra de nuevo la atención en la respiración.

Postura del cuerpo para meditar en casa

Mantener el cuerpo en una posición correcta es sumamente importante. Seguidamente listamos los aspectos más relevantes a tener en cuenta:

  1. La postura del loto o medio loto

postura meditacionSe considera que la postura del loto es la mejor para meditar en casa de forma más cómoda, ya que es muy eficaz para estabilizar el cuerpo. Sin embargo, si te sientes incómoda, adopta el medio loto. Si tampoco te sientes cómoda, siéntate en una silla con las piernas sin cruzar.

  1. No te preocupes por la posición de las manos

Hay quien deja las manos descansando sobre las rodillas y quien las sitúa en el regazo, con el dorso de una palma en la otra y las puntas de los dedos pulgares tocándose ligeramente. Lo importante es que descansen cómodamente y te permitan concentrarte en la respiración.

  1. Posición de la columna

Es muy importante que la columna esté en posición vertical durante la meditación, pero no rígida o tensa. La espalda debe de descansar en el aire, sin estar apoyada a la pared.

  1. Posición de los hombros

Los hombros deben de estar abiertos cómodamente de tal forma que permita la relajación del pecho y permita fluir el aire entrar y salir sin impedimentos.

  1. Posición de la cabeza

La cabeza y el cuello deben mantenerse en posición vertical. La barbilla o mentón ligeramente enfocado hacia debajo de tal modo que ayude a la columna a estar erguida con el mínimo esfuerzo.

  1. Boca y mandíbula

La boca debe de estar ligeramente cerrada y la punta de la lengua se mantiene suavemente detrás de los dientes superiores, tocando el paladar. De este modo evitaremos también una mayor salivación.

  1. Ojos ligeramente cerrados

En general, se recomienda a los principiantes de meditación a mantener los ojos cerrados e descansando hacia la punta de la nariz. Si esto provoca somnolencia, pueden mantenerse ligeramente abiertos y fijar la mirada en un punto imaginario de enfrente.

como meditar en casa, factores ambientales

Meditar en casa, un buen inicio

En este artículo hemos visto cómo meditar en casa, sin necesidad de desplazarnos a un centro de meditación o a un retiro en la montaña.

Eso sí, como cualquier otro hábito, la meditación adquirir la costumbre de practicar la meditación requiere constancia, dedicación y paciencia. Antes de que podamos ver sus efectos a corto plazo, deberán de pasar algún tiempo.

Con una práctica de meditación de 10 a 15 minutos diarios, 3 semanas pueden ser suficientes para empezar a vislumbrar sus beneficios. No se trata, por tanto, de un cambio que se produzca de un día para otro, sino de una progresión emocional que empieza con pequeñas sensaciones como una respiración más fluida o menores síntomas de ansiedad o estrés.

Me encantaría saber más de ti, escribe en los comentarios de aquí abajo: ¿Sueles meditar en casa?

Ayuda a más personas a conocer algunos trucos para meditar en casa ¡Comparte este artículo!


  • 79
    Shares

Sobre el autor:

Fundador de Elefante Zen y entusiasta de meditación y mindfulness.

2 Comments

  1. Ángeles 08/01/2018 en 14:50 - Responder

    Medito hace años y se lo recomiendo a todo el mundo por todos los beneficios que aporta. Muchas gracias Joan, un artículo muy interesante, práctico, claro y conciso. Un abrazo.

    • Joan Cornet 08/01/2018 en 15:10 - Responder

      Hola Ángeles, gracias por tu aportación. El hecho que medites desde hace años ya nos dice lo bien que te va! Seguro que después de leer tu comentario más de uno se apunta 😉 Un abrazo

Deje su comentario